El nuevo sistema de justicia «adversarial» o mejor conocido como de Juicios Orales, continúa fabricando Falsos Positivos en nuestro país.

Así lo demuestra el caso de Vieri Antonio García Soto, quien pese al que el Juez reconoció explícitamente que no llegó a una plena convicción de culpabilidad por falta de evidencia, eso no era obstáculo para declararlo culpable, pues había un (único) «testigo» que lo señalaba.

Solo la arbitrariedad de estos seudo impartidores de justicia puede hacer posible lo imposible. Esperamos que este no sea un caso más de los tantos que terminan recibiendo el «último clavo» por culpa de los abogados; quienes lejos de ayudar a sus defendidos, ayudan al Sistema, para no echarse enemistades de los Jueces.

Categorías: Casos

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *